Concepto

Moda con sentido

Sentido es el término tal vez más adecuado para añadirle a la moda ya que es una expresión cultural que cada vez toma más fuerza. Es necesario entender los procesos de producción desde las industrias textiles hasta los pequeños talleres de confección y además comprender qué pasa con el medio ambiente al utilizar constantemente algunos materiales que desgastan los recursos naturales y generan toneladas de desechos de telas restantes, entre otras. 

El mencionado sentido parece apenas obvio, pues exige una responsabilidad con el medio ambiente tanto para compradores, como para fabricantes que implica cambiar sobre todo el modelo de consumo. ¿Por qué en especial el de consumo? pues bien, la culpa no es solamente del modelo de producción de las empresas puesto que estas se rigen por los patrones de venta que alcancen, es decir, si una empresa textil vende 10 prendas en una semana, estará en la obligación de producir mínimo esas 10 prendas. 

¿Qué pasará entonces en las grandes industrias textiles que en su demanda fabrican toneladas de prendas para distribuir o como pasa con reconocidas marcas, que las exportan alrededor del mundo?  la moda con sentido es entonces la apuesta a cambiar el modelo de consumo rápido, ese consumo que evita las compras constantes y los materiales nocivos para el medio ambiente. 

A su vez, es importante resaltar que este modelo sostenible también tiene en cuenta que las condiciones de extracción de la materia prima que se utiliza para fabricar cualquier tipo de prendas y accesorios sean viables y no perjudiquen los recursos naturales o al menos que no contaminen a grandes escalas. La moda con sentido también implica verificar que las condiciones de los trabajadores que se emplean en textilerías sean realmente bajo condiciones seguras y justas. 

En resumidas cuentas y con todo el auge ambientalista que se vive actualmente, la moda con sentido tiene la necesidad de ser conocida, aplicada y difundida no solo en las empresas y consumidores constantes, sino también en personas del común que antes de comprar por el color o forma, deberían preguntarse por la historia detrás de su proceso de elaboración.

Es necesario hacer pequeños cambios en el estilo de vida desde la manera en que consumen, hasta la manera en que desechan sus prendas, teniendo en cuenta que todos somos parte del problema pero podemos ser parte de la solución. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *